Un escándalo de proporciones preocupantes ha estallado en La Guajira, donde se revela que $20.400 millones destinados a ollas comunitarias habrían sido desviados para financiar campañas electorales. Este caso, que apenas comienza a ser destapado, revela una red de corrupción que implica el mal uso de fondos públicos, coimas, y presuntos favores política

El contrato en cuestión, destinado a ollas comunitarias en el municipio de Albania, habría sido utilizado para financiar campañas políticas, incluyendo la de la alcaldesa Nera Robles, respaldada por el partido Maís y apoyada por figuras políticas como la congresista del Pacto Histórico, Martha Peralta, y el representante conservador Juan Loreto Gómez.

El contratista principal, Jorge Martelo, expresentante a la Cámara y empresario, habría sido clave en el desvío de fondos hacia fines electorales. Los proveedores y trabajadores del proyecto de ollas comunitarias en La Guajira no han recibido sus pagos desde septiembre, lo que desencadenó las primeras alarmas sobre esta situación.

Además, surge la interrogante sobre si La Guajira fue privilegiada en la asignación de estos fondos o si específicamente el municipio de Albania fue beneficiado de manera desproporcionada. De los $61 mil millones destinados a La Guajira para ollas comunitarias, $20.400 millones fueron asignados a este municipio, sin embargo, la Asociación de Madres Trabajadoras, Asomadoras, a quienes se les otorgó el contrato, no recibieron el pago correspondiente.

La senadora Martha Peralta se encuentra ahora bajo escrutinio, ya que deberá aclarar si los nombramientos recientes en el ICBF y Prosperidad Social son premios políticos recibidos del gobierno en medio de este escándalo de corrupción.

Por wadmiine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *