Foto: Federación Colombiana de Fútbol

Hoy luego de la escandalosa derrota de la selección Colombia ante Ecuador lo más fácil es decir que es culpa del DT, pero hay muchas aristas para analizar tras la tercera y cuarta fecha de las clasificatorias rumbo Qatar 2022, la cual dejó el triste saldo de cero puntos y 9 goles en contra para la tricolor. En primera instancia creo que hubo serias fallas en la convocatoria, inexplicable que jugadores con mal presente en sus clubes fueran llamados, James apenas venía de recuperarse de una lesión y sus últimas actuaciones con el Everton no fueron las mejores, Mina venía cometiendo muchos errores en su club y ni que decir de Dávinson a quien Mourinho le había perdido la confianza a tal punto que le quitó la titularidad. Además no entiendo porque desconocer a jugadores de la liga local que están en un gran momento. Las figuras y jugadores de experiencia como Cuadrado nunca aparecieron con el buen fútbol al que nos tienen acostumbrados en sus equipos, a eso le sumamos la falta de liderazgo, no hay un solo jugador que domine los tiempos del juego o que le hable fuerte a sus compañeros para recomponer el rumbo. Si la defensa no funcionó en Barranquilla había que cambiarla toda en Quito, creo que Queiroz es tan terco que habría sacado de titular a Mina contra Ecuador de no haber sido expulsado por el árbitro en el partido con Uruguay. El desespero de Queiroz fue evidente cuando hizo los cambios en el primer tiempo, terminó sacando a Diaz que era el único jugador que estaba mostrando destellos de buen fútbol, la de hoy fue una selección sin ideas, sin memoria futbolística, sin actitud y sin liderazgo, la soledad de Duván Zapata así lo reflejó, pero de todas formas no creo que el DT les diga salgan a jugar mal, creo que la responsabilidad de la goleada de hoy es compartida por técnico y jugadores. Derribado el mito del clima, el calor de Barranquilla y la altura de Quito, los colombianos cuando hablamos de futbol le damos mucha importancia a lo extra- futbolístico, en cómo puede jugar a favor y en contra el clima, pues en esta doble fecha se demostró que ni de local en el caluroso metropolitano ni de visitante en la altura de Casa Blanca de la capital ecuatoriana. Se tocó fondo, habrá que preguntarse que pasa al interior del camerino: ¿será que no hay una buena relación entre jugadores y técnico? ¿no hay confianza mutua?, o ¿no hay una buena comunicación?, o ¿no hay respeto?Por último felicitar a Ecuador que pese a tener tantas bajas por COVID 19 demostró que está en un gran momento, una selección con muchos méritos, 9 puntos de 12, 13 goles en 4 partidos, una efectividad digna de admirar, lo mejor fue el juvenil Gonzalo Plata que después de hacer un golazo se quitó la camiseta y fue expulsado, la vergüenza que le dio esa infantil expulsión dice mucho de su amor por la selección y ver la celebración de cada gol que hacia el arquero Domínguez como si ya estuvieran clasificando al mundial fue emocionante.

Foto: Federación Colombiana de Fútbol

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *